Me entusiasman las practicas que orbitan alrededor del fetichismo pero no todas son aplicables a todas las personas.

Para que la relación sea enriquecedora, he de conocer todos tus gustos, en profundidad. Con todos los matices. Tengo amplia experiencia y estoy abierta a comentarlos contigo, con sinceridad y discreción.

No obstante, esto no es un “menú a la carta” sobre el que puedas exigir un servicio. Si piensas eso, es mejor que abandones esta página, y así no perderás el tiempo, ni me lo harás perder a mí.

Ten en cuenta que la finalidad última de tu entrega es… SERVIRME.

Una vez que des el paso de postrarte ante mí, solamente YO tengo la Potestad de decidir QUÉ, CUÁNDO Y CÓMO. Y deberás asumir y aceptar que, con independencia de tus gustos, tus límites serán testados.

Soy maniática de la higiene. No me gustan las personas poco aseadas, ni los malos olores. Detesto las prácticas que tienen que ver con fluidos corporales. No me gusta el scat, ni la lluvia dorada o plateada. Tampoco la cera me seduce en exceso, aunque es un juego divertido cuando se practica junto con otras Dóminas.

El shibari es una disciplina que desconozco, soy una mera admiradora. Sin embargo, sí que uso sistemáticamente ataduras mediante grilletes, esposas, cadenas y elementos metálicos en general. Disfruto mucho con las jaulas, cepos, potros… candados… correas, tanto de cuero como textiles…

En los juegos con electricidad, estoy dando los primeros pasos. Mi curiosidad aquí ha podido más que mis recelos. Creo que en breve seré una apasionada…

Tengo una estupenda jaula, muy apta para encierros prolongados. Me gustará jugar contigo a que eres mi prisionero. ¿Que mejor Carcelera que yo?.

No soy Mala, es que me han dibujado así.

Y todo lo que nuestra Audacia nos lleve a soñar...